ienen el destino de los pioneros”, comentó Ronald a los músicos del estudio, que se esforzaban por controlar el Instrumento Musical Computadorizado (CMI), y el comentario es adecuado. Es cierto que hoy el CMI es, en rigor, virtualmente todo rap, por ejemplo, en esencia se clasifica como música de computadora, mientras mucho de lo que se escucha en las emisoras de los “Cuarenta Principales” emplea también computadoras. No obstante, el verano de 1982 fue, de hecho, una temporada de exploración para quienes trabajaron con el Fairlight de Ronald.

Al concebirse originalmente como una novedad y poco visto más allá de los laboratorios experimentales o en exhibiciones comerciales, el Fairlight CMI, en general se había considerado como un “estudio dentro de una caja”, ya que repentinamente se podría grabar en forma digital o “hacer una muestra” de cualquier sonido y presentar esos sonidos como notas mediante un teclado. Así, podría copiarse el ladrido de un perro o el maullido de un gato y convertirlo en melodía. (En contraste, el sintetizador sólo permitía imitar de forma electrónica, un sonido, y la imitación nunca fue real). Al principio, sin embargo, hablar del CMI se limitaba en su mayor parte a la muestra de instrumentos musicales (y en consecuencia la posibilidad de un futuro sin representaciones en vivo o incluso sin músicos de estudio). Pero, como Ronald predijera, “Nadie se ha dado cuenta del potencial que tiene esto”. El CMI “no dejará a los músicos sin trabajo, sino que propagará la música aún más”.

Para determinar exactamente cuánto más se podría propagar la música, su Fairlight empezó a transformar en muestras musicales todo un conjunto de sonidos improbables: el golpe sordo de las rocas, el zumbido de los taladros, el sonido metálico de un balde que se iza, el tintineo de las botellas y el crujido de las hojas. Es concebible que uno incluso pudiera tomar un motor acelerando, explicó Ronald, “y convertirlo en percusión y ritmos”. De la misma manera, cuando se compuso la interpretación musical de un caballo palomino bailarín, las grabaciones de un verdadero palomino se registraron en el CMI. Esto es, según él mismo detalla en una nota a los músicos: “Tal vez nunca hayas visto un espectáculo ecuestre con caballos que bailan. Hacen un círculo y se encabritan, pero en este caso, hacen un círculo y dan golpes con sus dos cascos delanteros. La melodía se adapta, de hecho, a este andar en círculo”. De manera un poco más convencional, aunque no menos imaginativa, el Fairlight de Ronald se empleó también para elaborar contra-ritmos a partir de muestras de gaitas escocesas y de varios instrumentos de tribus africanas.

No hace falta decir que su empleo del instrumento pronto capturó mucha atención a nivel nacional como una tendencia naciente. El empleo del Fairlight de Ronald, que se presentó en público por primera vez en el California US Festival (Festival de NOSOTROS de California): exhibición comercial de computadoras/concierto de rock, se consideró, en general, como un aspecto notable del festival. Se presentó desde el puesto de Campo de Batalla: la Tierra, con personajes de la novela, vestidos en forma apropiada. El US Festival (Festival de NOSOTROS) proporcionó un foro apropiado para la presentación de la primera banda sonora computadorizada en el mundo, que se hacía para un libro. En consecuencia, aparecieron reportajes en los periódicos: “Las películas tienen banda sonora, y a partir de octubre, también los libros la tendrán”. También es claramente evidente que la inauguración de esta obra en la computadora Fairlight, fue el advenimiento de toda una nueva era de producción musical.

Por consiguiente, como reconocimiento de todo lo que, Fairlight representó, a mediados de 1982, Ronald escribió el siguiente saludo para el CMI. Simplemente
dice así:

“Estimado Sir Fairlight:

“Por favor haga que el ingeniero grabe en su disco blando el hecho de que ahora nos han presentado de manera apropiada. Es un placer conocerle. Ud. tiene circuitos realmente encantadores y estoy seguro de que podemos vibrar juntos para el asombro y el éxtasis de un gran público. Con una alabanza a sus exultantes frecuencias, considéreme su amigo”.

L. Ronald Hubbard




L. Ronald Hubbard Site | L. Ronald Hubbard: El Fundador de Scientology | L. Ronald Hubbard: El Filántropo - El camino hacia la autoestima | L. Ronald Hubbard, El Filántropo - La Educación | L. Ronald Hubbard, Dianetics Letters | L. Ronald Hubbard, Literary Correspondence | L. Ronald Hubbard, Un Perfil | Tributos y Reconocimientos para L. Ronald Hubbard | L. Ronald Hubbard, Poet/Lyricist | L. Ronald Hubbard, El aventurero y explorador: Hazañas audaces y regiones desconocidas | Scientology Site | Dianeticá Site


© 1996-2005 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas