sta es una pieza del álbum de Misión: la Tierra –el primer álbum– ‘La ciudad de la alegría’.

“Ahora bien, esta es una pieza con un montón de trucos, y tiene muchas triquiñuelas. Pero antes que nada voy a interpretarles un arreglo de órgano de esta, sólo para mostrarles que se integra como una pieza musical”.

Así empezaba uno de los característicos casetes de audio de una composición de LRH. El uso de estos casetes era su singular forma de comunicar a los músicos de estudio y arreglistas la esencia de sus composiciones. Y aquellos casetes, de hecho, expresaban indudablemente todo lo que uno necesitaba saber: melodía, letras, instrumentación, e incluso el empleo de sonidos naturales: todo ello delineado en detalles precisos.

Por ejemplo: “Ahora verás que esta melodía tiene una trompa baja muy sucia. Y esa esa un trompa baja bastante sucia. Ahora bien, no pongas una trompa baja melodiosa, lo que quieres es una trompa baja sucia. Este es un truco interesante de cambio completo de dirección por el cual tienes acciones de acorde que normalmente tomarían lugar en el bajo, pero toman lugar en el tiple”.

O: “Si te das cuenta, hay una primera melodía, un bajo y un interludio de bajo, y luego una segunda melodía y otro interludio de bajo, y luego regresa a la primera melodía y al primer interludio de bajo. En otras palabras, hay dos tipos de riffs, están los que escuchabas casi al final y luego están los riffs de bajo normales que simplemente siguen repitiéndose a lo largo de la pieza”.

Y el flujo tampoco era sólo en una dirección. Cuando los arreglos estaban completos –y esto era cierto para cada uno de los álbumes de Ronald– se enviaban los casetes a Ronald para que los revisara. También se incluían sugerencias para una posible orquestación y otras originaciones artísticas similares– como cuando sus músicos sugirieron los solos de bajo y de trompeta que Ronald incorporó en el “Mining Song” (Canción de la mina) del álbum Campo de Batalla: la Tierra. De igual manera, cuando Ronald recibía sugerencias como las de añadir secciones corales y sinfónicas a la melodía, respondía a esas sugerencias con todo un nuevo arreglo que como señaló uno de los músicos: “De hecho fue mucho más allá de lo que habíamos imaginado: fue innovador, perfecto”.

Lo que también se escuchaba en los casetes de forma habitual era a Ronald con su batería para mostrar un ritmo como en: “Aquí tenemos un ritmo, un ritmo de tambor o un ritmo de bajo, que puede acompañarlo. Y te darás cuenta aquí, hay dos juegos de tambores escuchándose y uno es más alto que el otro. Bueno, el tambor más alto es el tambor de eco. Simplemente va así a lo largo de la pieza”.

Luego, por supuesto, estaban sus instrucciones referentes al empleo de sonidos naturales como los frenos de aire eléctricos, la voz del revisor, el sorbo de una caña y el murmullo de la multitud en su “Ciudad de la Alegría” del álbum Misión: la Tierra.

Mientras en lo que se refiere a la colocación de esos sonidos, él incluyó de manera característica en notas tan detalladas como: “Esos efectos de sonido ocurren en cada punto de un riff de bajo, entre las dos melodías”.

El resultado neto es exactamente la suma de todo lo que Ronald delineó en esos casetes: tres álbumes completos, docenas de composiciones musicales para películas, y un catálogo completo de canciones que, en efecto, comienzan con “Aquí está la melodía..."




L. Ronald Hubbard Site | L. Ronald Hubbard: El Fundador de Scientology | L. Ronald Hubbard: El Filántropo - El camino hacia la autoestima | L. Ronald Hubbard, El Filántropo - La Educación | L. Ronald Hubbard, Dianetics Letters | L. Ronald Hubbard, Literary Correspondence | L. Ronald Hubbard, Un Perfil | Tributos y Reconocimientos para L. Ronald Hubbard | L. Ronald Hubbard, Poet/Lyricist | L. Ronald Hubbard, El aventurero y explorador: Hazañas audaces y regiones desconocidas | Scientology Site | Dianeticá Site


© 1996-2005 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas